Últimas Noticias
Hoy
12 December 2018
diana

Dar en la diana: el futuro de la cosmética antiaging

Claramente el tiempo del bótox y del ácido hialurónico como los reyes de los tratamientos cosméticos antienvejecimiento han pasado. Eso no quiere decir que no sigan utilizándose con buenos resultados. Lo que ocurre es que hay otras opciones que vienen pisando fuerte para combatir los signos del tiempo sobre el rostro.

Cosméticos “diana”

Existe una tendencia cada vez más arraigada es el uso de cosméticos profesionales que solucionen de manera específica un objetivo muy concreto. Por eso, si lo que estamos buscando es un extra de hidratación, son perfectos los cosméticos que contienen sodio hialurónico, ya que absorbe más agua que el ácido hialurónico y es más hidratante para la piel. Además de aliviar esa pérdida de agua que estaba sufriendo, proporciona volumen y ayuda a la producción natural de colágeno.

Vitaminas al poder

El poder antioxidante de la vitamina C y de la vitamina E es uno de los más buscados. Muchas veces acompañados de otros compuestos. Se consigue combatir la oxidación que provoca el paso de los años y dando un paso más, se busca personalizar el tratamiento. Porque se trata precisamente de adecuar los avances tantos técnicos como cosméticos a las necesidades del siglo XXI.

Si por ejemplo el principal objetivo es tratar las manchas, otra de las grandes preocupaciones actuales, buscaremos los beneficios de algunos péptidos como luximil o el decapéptido-12 que ayuda a regular el pigmento. Ha sido realizado en la Universidad de Stanford y consigue muy buenos resultados reduciendo la apariencia de la hiperpigmentación, además de dar luminosidad en el rostro. También son tendencia a la hora de tratar las manchas, el extracto de regaliz que ralentiza la producción de melanina y el ácido etil-ascórbico derivado de la vitamina C.

Para quienes huyen de los pinchazos

Más allá de los productos que tratan estas preocupaciones estéticas, están las de los que empiezan a conseguir efectos como los logrados hasta ahora por la toxina botulínica. Bloquean temporalmente los neurotransmisores que causan las contracciones musculares y reducen la profundidad de las arrugas evitando los pinchazos. Son tratamientos cosméticos perfectos para todas aquellas personas a las que no les gustan los pinchazos o para los que quieren prolongar los efectos del bótox. Si además se combinan con enzimas mensajeras, se consigue nivelar el agua que necesita nuestra piel, recomponer las células y mejorar la circulación sanguínea. También, estaremos activando el sistema linfático y estimulando los fibroblastos para producir colágeno. Otra tendencia que está en auge es el uso del aceite de Cartago para disminuir la fragilidad capilar.

Tecnología de vanguardia

En definitiva, se trata de formulaciones más elaboradas, cada vez más avanzadas, que consiguen dar en la diana y atacar justo en nuestro punto débil. Lo mismo pasa si hablamos de tecnología avanzada para trabajar en cabina. Aunque parece que todo está inventado lo cierto es que la investigación no para y nunca dejará de sorprendernos. Son precisamente los trabajos que se desarrollan en la NASA o en empresas de la más alta tecnología los que nos siguen dejando al mundo de la estética grandes descubrimientos como es el caso de la luz led aplicada a terapias en cabina para tratar las diferentes patologías de la piel.

El tiempo es oro

Las tendencias que nos adelantan el futuro tienden además a acortar el tiempo de recuperación, cuando se trata de tratamientos que así la requieren. Es el caso de la radiofrecuencia nanofraccional, capaz de producir colágeno de manera inteligente allí donde lo necesitamos. Consigue resultados espectaculares en cicatrices de acné profundas, estrías o irregularidades en la pigmentación. No solo se acorta el tiempo de recuperación sino también el número de sesiones y por lo tanto el tiempo que el paciente necesita para ver los resultados. Vivimos en una época en la que una de las cosas más valoradas es el tiempo y, en este aspecto, existen ya muchas opciones para quiénes no disponen de la posibilidad de acudir cada semana a un centro especializado a tratar lo que realmente les preocupa.

Información:
Carmen Navarro
Centros de estética Carmen Navarro
www.carmennavarro.com

Revista Vida Estética – Edición Octubre 2017