Últimas Noticias
Hoy
11 December 2017
colageno

¡Stop! Tecnología y colágeno marino para parar el tiempo

Uno de los secretos del éxito de un buen tratamiento antiaging facial es la capacidad de combinar diferentes propuestas para conseguir la máxima eficacia posible. Primero de todo, es vital realizar un diagnóstico previo para determinar cuáles son los mejores pasos a seguir. De este modo, podremos llevar a cabo el ritual antiedad más adecuado con el que se conseguirán mejores resultados. Sin embargo, siempre hay uno que destaca porque se puede aplicar en la gran mayoría de pieles y con el que se obtienen beneficios para el rostro. Se trata de la mezcla de colágeno con radiofrecuencia.

A partir de los 30 años nuestro cuerpo deja de producir tanto colágeno y, con el paso de los años, cada vez va a menos. Es ley de vida, y poco se puede hacer para evitarlo si no ayudas al cuerpo a producirlo. Una de las grandes propuestas es un tratamiento que proporciona tres tipos de colágeno de origen marino:

El Macro Collagen tiene un alto peso molecular y trabaja en la superficie de la piel. Ofrece una gran hidratación, ya que retiene el agua y evita que se pierda, y también ofrece una mayor protección de agentes externos.

El Medium Collagen, con un peso molecular medio, trabaja en la parte media de la piel, en la epidermis. Mejora la elasticidad y la textura de la piel y consigue un nivel de hidratación muy bueno. Los test muestran que aumenta la producción de colágeno, que es nuestro principal objetivo.

El Micro Collagen es de bajo peso molecular y puede trabajar las capas más profundas de la epidermis. Para ello, se debe conseguir un óptimo nivel de hidratación y aumentar así los niveles de colágeno a nivel más profundo, ya que aumenta su producción estimulando el metabolismo celular.

Pero si queremos que este tratamiento tenga el mejor resultado posible, se tiene que añadir la radiofrecuencia. Con ella conseguimos una reparación celular y aumento de colágeno mediante aparatos como Reaction, Venus Freeze o Symmed.

Es muy importante realizar correctamente el ritual de belleza para que todos los productos aplicados para mejorar la piel tengan el efecto deseado. Así, el tratamiento en cabina se empieza con la limpieza del rostro para preparar la piel. A continuación, se realiza una exfoliación enzimática para que el producto penetre mucho más y su acción sea más efectiva. Aquí viene el momento de la radiofrecuencia. En el diagnóstico previo habremos visto qué tipo de radiofrecuencia es la más adecuada para cada caso. Podremos elegir entre Reaction, Venus Freeze o Symmed.

Con el Reaction, gracias a su exclusivo sistema Core de radiofrecuencia bipolar controlada con diferentes energías y niveles de penetración y su combinación con vacumpterapia, conseguiremos combatir los problemas más frecuentes del envejecimiento, estirando la piel y eliminando la flacidez.

El Venus Freeze es una radiofrecuencia multipolar y, en este caso, la polaridad rota en el cabezal generando una gran energía y brindando un calor homogéneo, rápido e indoloro a múltiples profundidades del tejido. Además, incorpora campos magnéticos pulsados con propiedades regenerativas.

Symmed ayuda en la recuperación de los tejidos acelerando los mecanismos homeostáticos naturales del cuerpo y manteniendo su equilibrio. Esta máquina combina la diatermia por radiofrecuencia con la mesoterapia virtual HPC. Ambos potencian el rejuvenecimiento de la piel, con resultados que se pueden ver desde la primera sesión. Este tratamiento antiaging da luz y vida al rostro, actúa como reafirmante por su potente cóctel de nutrientes esenciales e ingredientes antioxidantes. También le da elasticidad a la piel y tiene una acción redensificante que ayuda a recuperar la turgencia de una piel más joven. Además, produce un efecto lifting, hidrata y protege de agentes externos.

Con la diatermia por radiofrecuencia se consigue un incremento de la temperatura en los tejidos internos. Con esto se activa el metabolismo del tejido y estimula la circulación sanguínea y linfática. La mesoterapia virtual HPC es la energía que se consigue con la modulación de la diatermia por radiofrecuencia, aumentando la cantidad y profundidad de penetración de sustancias en la piel para que los principios activos de los cosméticos funcionales puedan llegar al interior de las células y actuar con la máxima eficacia.

Seguidamente, cuando la piel ya está mucho más receptiva, es el momento de aplicar la triple infusión de colágeno. El concentrado penetra en las diferentes capas de la epidermis, actuando a distintos niveles para ofrecer unos resultados globales asombrosos. La piel mejora su capacidad para producir nuevo colágeno y, más hidratada y protegida, se ve y se nota mucho más turgente y elástica. Los tejidos se redensifican, y la arquitectura cutánea se fortalece para que el cutis pueda conservar una apariencia juvenil durante más tiempo.

Este tratamiento facial antiagingestá indicado como efecto lifting para la remodelación del óvalo de la cara, para luchar contra las arrugas y la flacidez, las bolsas y las ojeras, y el acné cicatricial. Depende de cada caso, están indicadas entre cuatro y seis sesiones, aunque todo dependerá del diagnóstico previo.

Información:
Nuria Soteras
Esteticista y directora de Backstage BCN
www.backstagebcn.com
Revista Vida Estética – Edición Octubre 2017

POST PUPULARES