Últimas Noticias
Hoy
17 October 2018
desmineralizar

¿Cómo nos desmineralizamos?

A nivel de nutrición no es de extrañar que lleguemos a estados de debilidad y desmineralización, observando la forma en que la sociedad se alimenta.

Un desayuno vital, con alimento y fuerza, casi no existe. Nos contentamos con la típica pasta azucarada y claro está el estimulante del café para ayudar a despertarnos o mejor dicho poner a nuestro organismo en un estado total de “alerta” innecesaria. Con lo cual nos hace perder muchos minerales de reserva (nos desmineralizamos).

Llegamos al mediodía y con todo el trabajo y obligaciones, nuestra comida es rápida para poder seguir el ritmo frenético de una sociedad que no respeta, ni valora al cuerpo físico.

Puede que la cena sea ligera al llegar tarde a casa, cansados y sin ganas de preparar nada. Nos conformamos con un ‘pica pica’ que a veces o casi siempre ¡sobrepasa su nombre!

El alimentar a nuestro cuerpo físico no es tan solo para saciar la sensación de hambre, o llenar un estómago vacío. En nuestra cocina diaria fabricamos nuestra calidad sangre. Una sangre ligeramente alcalina, limpia y sana, nutrirá a todo nuestro organismo, proporcionándole los nutrientes necesarios para un óptimo funcionamiento.

 

Si todavía seguimos con unos hábitos de vida opuestos a nuestras necesidades reales, nunca llegaremos al equilibrio y armonía verdaderos

 

algas

 

Pautas a tener en cuenta:

No consumir alimentos de efectos extremos como:

  • Proteína de grasas saturadas que producen al consumirlas acidez en la sangre. (carne, embutidos, lácteos, aves..)
  • Estimulantes, alcoholes, vinagres, azucares, bebidas gaseosas y artificiales… que también producirán un pH en la sangre ácido. Teniendo nuestro cuerpo que compensarlo rápidamente con reservas de minerales, si estas son suficientes, o decreciendo la calidad de huesos y dientes. Afectando a nuestro sistema nervioso y debilitando en forma general a nuestro sistema inmunitario.
  1.  Consumiendo exceso de crudos, nos aportan muchas vitaminas y fibra, pero también su contenido en liquido es alto, diluyendo nuestros minerales si su consumo es excesivo.
  2. Debilitando nuestros riñones. Los riñones juegan un papel primordial, ya que son los encargados en regular el delicado equilibrio entre sodio y potasio. En regular la densidad y vitalidad de nuestros huesos.
  3. Vida moderna. Por supuesto, todo el mundo puede comprender fácilmente que el ritmo y forma de nuestra vida, especialmente en ciudades, no nos ayuda a remineralizarnos. Desde el aire que respiramos a la gran cantidad de máquinas eléctricas que utilizamos a diario, en nuestro trabajo y en casa, A la falta de ejercicio, estrés a todos los niveles y en general perdida de contacto con la naturaleza.
  4.  Falta de conexion interior, es su causa principal. Si nos esforzamos en encontrar nuestra conexión, de aceptarnos, respetarnos, y amarnos, habrá una calidad de vida, nos cuidaremos a todos los niveles. Cultivaremos nuestras emociones, pensamientos, acciones, siempre dirigiendo nuestra energía positiva y altos ideales hacia nosotros y hacia los demás.

 

En nuestra cocina creamos salud

Formas de remineralizarnos:

A nivel nutricional, si damos a nuestro cuerpo lo que necesita para continuar con sus funciones vitales, nos sentiremos fuertes y con centro.

Una alimentación con alimentos naturales biológicos basándose en cereales integrales, proteínas de origen vegetal, verduras frescas, frutas de la temporada, semillas, frutos secos, algas y condimentos naturales, nos proporcionaran cimientos sólidos para una energía vital duradera.

Falta de minerales:

Podemos aportar minerales a diario en nuestras comidas, en forma de:

  • algas, pequeñas cantidades serán suficientes, pero lo más importante es su consumo diario, en cada comida.
  • utilizando sal marina al cocinar
  • utilizando condimentos naturales salados en pequeñas cantidades como: la salsa de soja, miso de buena calidad…
  • consumiendo verduras biológicas, sin químicos, ni fertilizantes artificiales.

 

Gracias a su alto contenido en minerales, las verduras del mar son un alimento totalmente necesario en estos momentos para:

1) Reforzar y remineralizar nuestra estructura ósea.

2) Contrarrestar toda la polución que tenemos, debido al excesivo uso de aparatos eléctricos (ordenadores, teléfonos, móviles, microondas, cocinas eléctricas, etc.).

3) Producir en la sangre un efecto alcalinizante.

4) Depurar nuestro sistema circulatorio de los efectos ácidos de la dieta moderna.

5) Disolver grasas, colesterol y depósitos de mucosidades que aparecen en el cuerpo, por un exceso de grasas saturadas y productos lácteos.

6) Nutrir nuestro sistema nervioso y reforzarlo.

7) Reforzar nuestro sistema inmunitario.

En su uso a lo largo de la historia, los vegetales marinos han sido siempre apreciados por sus propiedades salutíferas. El origen de la vida está en el mar. Millones de años de erosión lo han enriquecido con gran abundancia de todos lo minerales necesarios para la vida. Las algas contienen entre 10 y 20 veces más minerales que las terrestres.

El yodo es difícil de obtener de cualquier otra fuente que no sea el mar y las algas lo contienen en suficiente cantidad. Las algas contienen ácido algínico, sustancia pegajosa que sujeta sus células de forma compacta, capacitándolas para vivir en un ambiente de constante circulación de agua; este ácido ayuda a combatir toxinas en nuestro cuerpo, y permite su eliminación natural.

Las verduras del mar alcanzan más de un 25% más de minerales que la leche, aunque virtualmente no aportan calorías. Son ricas en vitaminas, A, B, C, D3, E, K, y en menos cantidad la B12 (que difícilmente se obtiene con alimentos de origen vegetal)

En España tenemos muchísimas variedades, y tendríamos que poner énfasis en el uso de las más locales, que se encuentran en el norte de España. Sus variedades: wakame, dulce, kombu, espaguetti .

En general, diríamos que las algas son el “comodín de la baraja” y se pueden integrar a toda clase de preparaciones: desde sopas, ensaladas, platos de verduras, de cereales, proteínas vegetales, e incluso utilizar el alga agar agar en postres.

No es necesario utilizar más de una o dos en una comida. La variedad, se obtiene con el uso frecuente, no con una sobredosis un día determinado. La cantidad por persona y por comida puede ser de una o dos cucharadas.

Os recomiendo que descubráis este mundo, todavía desconocido para muchos, especialmente en los países del Occidente. No solo por su fácil utilización e integración en cualquier cocina y tradición; pero por sus excelentes cualidades para todos, desde los más pequeños hasta los más ancianos.

 

Información:

Montse Bradford

Experta en Nutrición Natural y Energética

 

Vida Estética – Edición Verano 2018