Últimas Noticias
Hoy
20 November 2017
lalakitchen-leches-vegetales-1_preview

El mito del calcio y de la soja

Existe una gran publicidad con relación al tema de los lácteos y la idea de que son el alimento ideal para el consumo humano: baratos, versátiles y altamente nutritivos. También se cree que son esenciales para la vida del hombre, sin observar que existen países orientales como China, Corea, Japón y otros, que hasta ahora no han tenido por costumbre introducir lácteos en su dieta, creando unas civilizaciones muy prósperas y con una esperanza de vida larga.

La leche es el alimento de los mamíferos durante la etapa de crecimiento y la leche de cada especie animal contiene un equilibrio de nutrientes específicos para su desarrollo correcto.
La leche de vaca proporciona muchas más hormonas de crecimiento que la leche humana y esto es lógico, ya que el ternero pesa al nacer unos 40 kilos y al convertirse en adulto –a los 2 años– puede llegar a pesar más de 400 kilos. En comparación, un ser humano no alcanza su madurez física hasta los 21 años, con pesos que oscilan entre los 50 y los 80 kilos.

La leche de vaca contiene:

– Tres veces más calcio y proteínas para un crecimiento veloz de huesos y músculos, mientras que la humana desarrolla el sistema nervioso.
– El triple de sodio, pero sólo la mitad de carbohidratos (necesarios para el desarrollo del sistema nervioso). Posee cinco veces más cantidad de fósforo, además de diferentes clases de azúcares.
– El equilibrio entre ácido y alcalino es bastante diferente con respecto a la leche humana.
– La proteína de la leche de vaca (caseinógeno), es muy difícil de asimilar por el sistema digestivo del hombre. Con frecuencia, produce perturbaciones porque se digiere parcialmente, sobrecargando el hígado y provocando irritación en los tejidos y en la piel, en un intento del organismo por eliminarla.

Entonces, ¿cómo puede explicarse que, desde el momento del nacimiento hasta los tres años, el organismo segrega una enzima capaz de asimilar la leche materna que, después, desaparece gradualmente?, ¿cuál es el mensaje que la naturaleza nos envía?.

Si los productos lácteos no son realmente un alimento favorable para el desarrollo de un bebé, ¿cómo lo pueden ser para los adultos? Además, también es importante tener en cuenta que ningún otro mamífero consume leche después del destete y menos de otro mamífero.

Hoy en día en los países desarrollados se sufren multitud de alteraciones, y uno de ellos es la desmineralización. Seguro que conocemos a personas allegadas que sufren esta silenciosa enfermedad de la osteoporosis. Su definición es la de “hueso poroso” lo que significa una perdida de la densidad en la estructura ósea, afectando ya a toda clase de edades y tanto a hombres como a mujeres.

El primer paso para mejorar no es mirar donde podemos encontrar el calcio y los minerales apropiados para nuestros huesos, sino prevenir esta grave enfermedad evitando lo que nos desmineraliza (azúcares de efecto rápido, bebidas azucaradas, tentempiés con levadura…).

Formas de mineralizarnos

Una alimentación con alimentos naturales biológicos basándose en cereales integrales, proteínas de origen vegetal, verduras frescas, frutas de la temporada, semillas, frutos secos, algas y condimentos naturales, nos proporcionaran cimientos sólidos para una energía vital duradera.

Podemos aportar minerales a diario en nuestras comidas, en forma de:

  • Las verduras del mar (algas), pequeñas cantidades serán suficientes, pero lo más importante es su consumo diario, en cada comida
  • Toda clase de legumbres, bien cocinadas
  • Usar una gran variedad de verduras verdes (brócoli, judía verde, berros, borrajas, puerros, coles, etc…), en cocción ligera (3 minutos)
  • Integrar en las comidas semillas y frutos secos (sesámo, girasol, calabaza, nueces, piñones almendras, avellanas…)
  • Utilizar sal marina al cocinar, no en crudo. Y otros condimentos salados
  • Consumiendo verduras biológicas, sin químicos, ni fertilizantes artificiales
  • Incrementando la cantidad de pescado

Las leches vegetales

Si deseamos darles a nuestros hijos leche, podemos optar por la gran variedad que existe en el mercado de las leches vegetales, las más recomendadas:

  1. de cereales: arroz, avena, mijo, quinoa, espelta, kamut, trigo sarraceno
  2. de frutos secos: almendras, avellanas (sin azúcar)

Las personas o niños que sufran de celiaquía tan solo pueden tomar las leches de arroz, mijo o quinoa. Hay leches en polvo y también líquidas de fabricación naturales, que incluyen maltodextrina como endulzante. La maltodextrina es un polisacárido dulce que se obtiene por hidrólisis del almidón (es un carbohidrato), por lo que es un aditivo que, aunque se ha procesado, es de origen natural.

Las personas celíacas no pueden arriesgarse a consumir un producto que contenga maltodextrina sin la certeza de su origen, ya que tanto el trigo como la cebada contienen gluten, y la maltodextrina se puede encontrar en productos tan dispares como un bocadillo envasado, un caramelo, una sopa o una gelatina, incluso en fármacos. Así pues, si deseamos consumir leches vegetales, las mejores son las de cereales y las de semillas o frutos secos, que no contengan maltodextrina.

La leche de soja y su asimilación

Para que nuestro cuerpo pueda asimilar bien las propiedades de la soja, hay que cocinarla muy bien. Este no es el caso de las bebidas de soja, a grandes rasgos su obtención se produce: remojando la soja, haciéndola puré, filtrándola, hirviéndola y filtrando su líquido. Terminando con otro hervor rápido.

El efecto energético o reacción que causa al tomarla es:

  • Reduce la temperatura general del cuerpo y enfría
  • Expande, crea distensión general del sistema digestivo
  • Hincha los intestinos, produciendo con su consumo regular: diarreas, flatulencias e impide la buena asimilación y absorción de otros alimentos
  • Toda clase de problemas de piel
  • Problemas en el sistema respiratorio (asma, resfriados, muchas mucosidades…)

Información:

Montse Bradford
Experta en Nutrición Natural y Energética
C/ Canuda, 26 2º 1ª
08002 Barcelona
www.montsebradford.es

Revista Vida Estética – Edición Octubre 2017

POST PUPULARES