Últimas Noticias
Hoy
20 November 2017
Qué-hacer-ante-estos-casos

La micropigmentación de cejas se reinventa

Como otros muchos aspectos del físico, las cejas han cobrado gran importancia en estos últimos años, en lo que a la belleza facial se refiere. Las cejas son un elemento fundamental en la personalidad de nuestro rostro, ya que el diseño de unas cejas u otras hace que nuestra expresión cambie por completo. Es así como la micropigmentación de cejas se ha abierto paso dentro de las tendencias de belleza más vanguardistas. Esta vez, nos centramos en el público femenino. Una ceja poco poblada, caída, no definida… puede dar una sensación global que no queremos realmente transmitir. Por ello, gracias a la micropigmentación, conseguimos unas cejas correctas, enmarcadas perfectamente en el rostro de cada clienta para conseguir un conjunto armónico, relajado y natural además de un efecto estiramiento que realza la mirada.

Existen otras técnicas para el diseño de cejas, pero vamos a centrarnos en la micropigmentación, en auge y que abarca todo tipo de públicos. Esta técnica ha ido perfeccionándose en los últimos años, permitiéndonos hoy, lograr resultados totalmente naturales, aspecto fundamental en este tratamiento. Es cierto que esta técnica es más demanda por mujeres que por hombres, pero poco a poco se está popularizando entre estos últimos.

En estos momentos, la “naturalidad” es tendencia. Vemos a diario como modelos, maquilladores, famosos… apuestan por un maquillaje natural, que permita lucir la belleza propia, pero a su vez, no perder la perfección y armonía que se consigue con el maquillaje.

En cada tipo de micropigmentación (labios, ojos, paramédica, capilar…) las causas que motivan a las/los clientas/es a realizarse el tratamiento son diferentes. En el caso de las cejas, pueden darse diversas situaciones: desde enfermedades que provocan la pérdida del vello (alopecia, estrés, quimioterapia, etc.) hasta la necesidad estética de rediseñar las cejas (corrección asimetrías, poca densidad, disimulo de cicatrices, etc.).

Gracias a las nuevas aparatologías y técnicas podemos conseguir resultados que antes eran imposibles. La aparición de las agujas nano ha revolucionado el sector de la micropigmentación. Se ha logrado una nueva micropigmentación de cejas, en la que la creación de un trazo de pelo fino y nítido es posible. Con estas agujas, acompañadas de la aparatología adecuada, conseguimos unas cejas naturales, con pelos perceptibles y difícilmente distinguibles del resto de pelos de la ceja (en el caso en el que haya). Pero como en todos los ámbitos, cada cliente es diferente y la disponibilidad de una amplia gama de agujas, ayuda a lograr resultados a medida de cada persona.

En cuanto al diseño de las cejas, hay para todos los gustos. Son diferentes lo públicos a los que está dirigida esta técnica y este es uno de los factores que influye en el diseño. Las más jóvenes pueden buscar unas cejas más de moda con más densidad, más anchas, sombreadas, etc. y así olvidarse del maquillaje. Sin embargo, clientas de mayor edad pueden buscar combatir la pérdida del bello a causa del paso del tiempo, a la vez de discreción y naturalidad.

Ahora podemos satisfacer todo tipo de necesidades y gustos de nuestras clientas, en cuanto a cejas se refiere. Es fundamental escuchar nuestros clientes e interpretar de una manera correcta y profesional lo que buscan transmitirnos.

Igual de importante es la diferencia entre tatuaje y micropigmentación. La micropigmentación es mucho más delicada, tanto por las agujas, que son más finas y precisas, como por la manera de trabajarlo. Además, en los tatuajes se utilizan tintas, a diferencia de las micropigmentaciones, en las que se usan pigmentos. La diferencia principal está en que las partículas de los pigmentos son más pequeñas que la de las tintas y nuestro organismo va desechándolas con el tiempo sin dejar residuos. En el caso de las tintas, las partículas son grandes y nuestro cuerpo no puede eliminarlas. Es importante tener en cuenta que con el paso del tiempo, el rostro va cambiando y con ello su expresión. Por ello, la micropigmentación es la técnica adecuada para rediseñar a medida que pasa el tiempo el diseño de una ceja acorde con el resto del rostro, permitiendo a su vez, olvidar el maquillaje diario.

En cuanto al procedimiento, la micropigmentación de cejas se realiza en una sola sesión, de aproximadamente dos horas, habiendo realizado previamente un estudio a la clienta. Recomendamos a nuestras clientas que nos visiten al mes para realizar una revisión del trabajo cicatrizado y valorar si es necesario un pequeño retoque. La duración del tratamiento es de aproximadamente año y medio. A partir de entonces, el color va bajando poco a poco de intensidad, siempre teniendo en cuenta que cada persona es un caso diferente.

Es una gran satisfacción como profesionales, poder presenciar el cambio de muchas mujeres, devolviéndoles seguridad, autoestima y confianza.

Información:
Ane Arrieta
www.eugeniaarrieta.com
Revista Vida Estética – Edición Octubre 2017

POST PUPULARES