Últimas Noticias
Hoy
15 November 2018
Nutricosmetica

Nutricosmética masculina

En un momento en el que los hombres se cuidan cada vez más, prestan mayor atención a su aspecto y su salud, vigilan su alimentación, practican deporte, etc. cobra sentido la idea de que para que el exterior luzca perfecto, hay que cuidar el interior. La nutricosmética masculina ayuda a conseguirlo.

La nutricosmética es una combinación de cuidado personal y alimentación. Sus productos, siempre de origen natural, ayudan a mantener un estado interno óptimo que redunda en una acentuación de la belleza externa y, en definitiva, en un mejor aspecto físico.

Los productos nutricosméticos son complementos alimenticios a base de micronutrientes e ingredientes activos que en formato pastilla, píldora, cápsula, ampolla, etc. actúan, generalmente, sobre el cabello, las uñas y la piel.

 

Nutricosmetica masculina

 

La piel del hombre y la nutricosmética

Precisamente, la piel del hombre es diferente a la de la mujer, con unas características específicas que obliga a tratarla de manera concreta, con los productos adecuados.  Por regla general, el proceso de envejecimiento de la piel masculina es más tardío que el femenino aunque también es cierto que, una vez iniciado, avanza más rápidamente.

La testosterona es la hormona responsable de que la piel del hombre muestre unas características muy específicas. Esta sustancia causa que, por ejemplo, las pieles masculinas sean más gruesas -hasta un 25% más que la de la mujer-, pero también más grasas. Este último aspecto también está motivado porque la proporción de glándulas sebáceas es mayor en el hombre que en la mujer.

Ante, estas particularidades, ¿qué nutricosméticos pueden ser útiles para mejorar la piel del hombre?

  • Para la flacidez: En la piel masculina, el colágeno va disminuyendo conforme avanzan los años, a diferencia del colágeno de la piel femenina que empieza a decaer notablemente a partir de la menopausia. Para luchar contra la flacidez, recurrir a complementos alimenticios de colágeno es una opción para mantener durante más tiempo una piel firme y tersa.
  • Para las ojeras y las bolsas en los ojos: Los hombres tiene más tendencia a mostrar un aspecto cansado que tiende a localizarse alrededor de los ojos. Aunque, en estos casos, el motivo puede estar motivado por una inadecuada alimentación, una ingesta de ácidos grasos Omega 3 y/o magnesio pueden ayudar a disminuir estos problemas estéticos.
  • Para regular la grasa: El sebo suele ser un problema habitual y recurrente en la piel del rostro masculino que puede acabar manifestándose en acné, puntos negros y brillos en la cara. La nutricosmética puede regular su secreción y disminuirlo con ingredientes activos como el aceite de onagra, la levadura de cerveza, el extracto de zanahoria o la niacinamida (vitamina B3).
  • Para las arrugas y las líneas de expresión: Aunque las primeras arrugas en la piel de hombre aparecen más tarde que en la mujer, también es cierto que, una vez empieza el proceso de envejecimiento, el proceso es mucho más rápido. Para frenar su avance, las vitaminas C, E, A, con alto poder antioxidante, y los polifenoles extraídos de las pepitas de las uvas, son sustancias antiedad muy efectivas. El colágeno hidrolizado y el ácido hialurónico son complementos alimenticios que tampoco deberían faltar.
  • Para la piel irritada: Afeitarse a diario o varias veces a la semana provoca que la piel del hombre se vuelva cada vez más sensible y, en muchos casos, acabe irritándose. El afeitado va eliminando la epidermis, dejándola mucho más expuesta a agentes externos. No sólo es importante afeitarse con cuidado sino que también hay que prevenir. Nutricosméticos con selenio que previene el daño de las células de la piel, el aceite de borraja que también mantiene la estructura celular, el ácido lipoico o los glicosaminos de origen marino pueden ayudar a este cometido.

 

Nutricosmética masculina por edades

La edad influye a la hora de utilizar un nutricosmético con unos determinados ingredientes activos u otros ya que no se tiene la misma piel a los 20 que a los 40 años. Se calcula que entre los 20 y los 35 años, la piel del hombre está más hidratada, pero en contrapartida puede ser más grasa. En este caso, hay que recurrir a complementos alimenticios ricos en extracto de Neem, extracto de pomelo, cálendula o té verde, entre otros, que permiten regular las glándulas sebáceas.

Llegados a los 35 años es cuando la piel de hombre acelera su proceso de envejecimiento y hay que recurrir a productos healthy-aging que permitan frenar su avance o, por lo menos, ralentizarlo. Nutricosméticos ricos en Coenzima Q10, vitamina C, E o resveratrol pueden lograrlo.

La nutricosmética masculina gana adeptos. Los productos para el autocuidado masculino, con garantías de eficacia y seguridad, están en auge y se convierten en el complemento perfecto de una alimentación sana, variada y equilibrada.

Información: Afepadi

Vida Estética – Edición verano 2018