Últimas Noticias
Hoy
12 December 2018
Sothys

¿OXIGENAS TU PIEL PARA EL CAMBIO DE ESTACIÓN?

En todas las estaciones, la piel puede revelarse cansada y desbordada por todas las toxinas producidas por ella misma y acumuladas (endógenas o producidas por factores externos).

Durante todo el año, estas toxinas “intoxican” nuestro organismo y, especialmente, nuestra piel.

Cuando se acumulan las toxinas, las células se desbordan, respiran peor. La piel no se regenera más.

La primavera es un periodo dedicado a tratamientos regenerantes, revitalizantes con renovación cutánea y preparación de la piel para el periodo estival.

En verano, los esfuerzos se centran principalmente en la protección de la piel contra los efectos nocivos del sol.

En otoño está en la fase de transición. La piel se vuelve más pálida, pierde su tono, se deshidrata. Se notan las consecuencias de las exposiciones solares. La piel se debilita, hay que ayudarle a mantener su equilibrio (ayudándola a funcionar bien, a defenderse bien).

En invierno, la piel funciona lentamente, el metabolismo cutáneo disminuye, la circulación sanguínea periférica se debilita. La piel se “cierra” para mantener el calor interno del cuerpo.

Sin luz solar, la vitamina D se fija más difícilmente, lo que explica la ralentización de la renovación celular y la pérdida de resplandor. En general, debemos compensar la falta de vitalidad de la piel y reforzar las capacidades de defensa de la piel.

El complejo multifunción antitoxinas reactiva una regeneración celular excepcional. Las células están mejor oxigenadas, la piel se regenera más intensamente, respira mejor: la tez se aclara y se unifica.

El complejo estimula:

La tiorredoxina: enzima que repara las proteínas.

La proteasoma: complejo que degrada las proteínas más fuertemente oxidadas.

La autofagia: proceso de autodigestión de los elementos no reparables ni degradables por los mecanismos anteriores.

Además, en otoño-invierno se hace necesario un cócteles de minerales que son regenerantes y antifatiga, con elementos como el magnesio, el cobre, el zinc y el calcio.

Mientras que en  primavera-verano se deberían potenciar los cócteles de vitaminas con el objetivo de revitalizar, con la vitamina C (antifatiga) y la provitamina B5 (resistencia), entre otras.

Información: Sothys

www.sothys.es