Últimas Noticias
Hoy
18 October 2018
Tratamientos corporales

Tratamientos corporales: el éxito está en tus manos

La formación en el uso de la última tecnología al servicio de la belleza es importante, pero un perfecto conocimiento y manejo de las terapias manuales es capaz de llevar un tratamiento corporal, a la excelencia.

Cuando hablamos de cuerpo, además, las manos son muchas veces nuestra guía, capaces ver más que los ojos, de detectar zonas problemáticas que a simple vista.

Creemos que cada caso es único y por eso somos especialistas en los tratamientos hechos a la medida de los clientes.

Trabajamos cada zona según las necesidades con protocolos completamente personalizados combinando siempre distintas técnicas para obtener los mejores resultados.

En mayor o menor medida, se aplica técnica manual en todos los tratamientos. Hasta en los casos en los que por la tecnología aplicada no se debe manipular de ningún modo el tejido, se utilizan las manos para, por ejemplo, realizar maniobras de desbloqueo al inicio de la sesión.

Son varias las técnicas manuales que ponemos a diario en práctica en nuestro centro. Todas ellas requieren una dilatada experiencia y una gran formación porque se trata de procedimientos muy estudiados que implican un detallado conocimiento anatomo-fisiológico del cuerpo.

Los movimientos deben realizarse correctamente aplicándolos en la dirección, con la lentitud, presión y ritmo perfectos.  Es el caso de uno de los reyes de las terapias manuales, el drenaje linfático manual.

masajes

(DLM) es una de las más importantes por sus múltiples beneficios.  Se trata de una técnica de masaje que, mediante unos precisos movimientos manuales suaves, rítmicos y con la presión justa en la dirección de los ganglios linfáticos, moviliza la linfa del organismo favoreciendo su circulación y, con ello, mejorando el drenaje.

Aunque aparentemente puede resultar una técnica sencilla, la realidad es que es un procedimiento muy estudiado y basado en un detallado conocimiento anatomo-fisiológico del sistema linfático.

Aunque  su  principal  indicación  es  para  tratar  la  retención  de  líquidos,  sus  beneficios van  mucho  más  allá:  mantiene  y  estimula  la  regeneración  celular;  desintoxica  el organismo y potencia el rejuvenecimiento y el equilibrio del sistema nervioso; activa la circulación sanguínea; mejora la microcirculación; es eficaz para combatir la celulitis; sirve para tratar las piernas cansadas, los edemas e incluso ayuda en los procesos de cicatrización,  quemaduras,  otitis,  resfriados,  catarros,  bronquitis  y  hasta  migrañas, vértigos y cefaleas.

Además, sus resultados no son sólo físicos puesto que contribuye a reducir los niveles de estrés, relaja y aumenta la energía.

Cuando tratamos flacidez en glúteos, piernas, abdomen y brazos un aliado indiscutible es el masaje reafirmante.  Con esta técnica en la que se realizan maniobras medio rápidas y enérgicas en la dirección de las fibras musculares y siguiendo los trayectos antigravitatorios, se consigue estimular la circulación sanguínea, reafirmar, alisar y tensar la piel, además se estimula la formación de colágeno y elastina.

Son un complemento perfecto a la dieta para evitar la flacidez que siempre va asociada a la pérdida de peso.

El masaje circulatorio por su parte es especialmente recomendable cuando existen problemas estéticos derivados del mal funcionamiento del sistema venoso. El masaje se realiza desde la planta del pie en sentido ascendente con un ritmo lento y una intensidad media y el objetivo es activar el riego sanguíneo y el sistema linfático.

Al movilizar los tejidos, conseguimos que los nutrientes lleguen mejor a las células y que las toxinas lleguen a los órganos encargados de eliminarlas.  Alivia los síntomas de afecciones tan frecuentes como las piernas cansadas, la hinchazón, las varices, etc.

Para tratar la celulitis también contamos con un masaje específico. Un trabajo intenso, con manipulaciones rápidas y contundentes porque el objetivo es deshacer los nódulos de celulitis para que la piel esté más lisa y firme.

El masaje anticelulítico se realiza desde la rodilla en sentido ascendente movilizando el tejido adiposo hacia el riñón para que sea desechado por la orina.

De esta manera, conseguimos abrir los poros, movilizar el sistema linfático, romper la grasa y facilitar la penetración de los productos cosméticos anticelulíticos que utilizamos en este tratamiento. Combinado con el drenaje linfático y acompañado de dieta y ejercicio es un grandísimo aliado para mejorar la celulitis.

Dependiendo del tipo de celulitis utilizaremos el masaje anticelulítico o el masaje Physio Roulage, que como su propio nombre indica consiste en trabajar el tejido con las manos y los dedos como si de un rodillo se tratara.

Se realiza una especie de pinza rodante que va rompiendo la fibrosis, alisando el tejido y facilitando la eliminación de la celulitis y la grasa.  Es realmente efectivo porque consigue oxigenar muy bien el tejido.

También lo utilizamos para reafirmar porque como es tan activo, sus efectos se notan desde la primera sesión.

Por último, otra de las técnicas con la que trabajamos es el masaje mioactivo, un masaje remodelante corporal que además reafirma, tonifica, oxigena y rejuvenece los tejidos. Con los dedos índice y corazón se trabaja sobre todo la fascia, una estructura de tejido que recorre todo el organismo y que recubre los músculos con el fin de hidratar, tensar y remodelar la piel.

El masaje combina cuatro maniobras: tijera mioactiva, cangrejo flexor, amasamiento y pliegue rodado.

 

 

Información:

Patricia Cuenca

Oxigen

Revista Vida Estética Edición Abril 2018