Últimas Noticias
Hoy
11 December 2017
depilacion azucar_preview

La tradición también inspira el presente de la depilación

Diferentes métodos depilatorios inspirados en técnicas milenarias se siguen utilizando de forma actualizada siguiendo las necesidades del presente.

El acto de depilarse era frecuente en el Antiguo Egipto, ya que el ideal de belleza femenino de la mujer del faraón era el de un cuerpo despojado de vello como símbolo de pureza moral. Para depilarse utilizaban sangre de animales, conchas de tortuga como objeto cortante, gusanos y grasa de hipopótamos. Sin embargo, uno de los métodos más importantes, y que ha llegado hasta nuestros días, fue una primitiva formulación de cera creada a base de una amalgama de azúcar, limón y agua conocida como cera de azúcar o bien una cera creada a base de aceite y miel.

Hoy en día esta técnica ha inspirado la depilación con azúcar o sugaring. Consigue arrancar el vello más corto y atenúa el dolor propio del tirón. Esto es debido a la acción calmante del ácido salicílico presente en el limón. El ácido penetra en el folículo piloso y debilita la raíz, disminuyendo el dolor. Además, al extraer el vello lo hace con el bulbo, ya que el azúcar se adhiere a los apéndices epidérmicos (vello) y no a las células epidérmicas vivas. Además, su acción arrastra las células muertas, realizando un peeling natural. El resultado es una piel hidratada y con un tacto suave. Otra de las ventajas es que depila a temperatura ambiente o tibia (37ºC), con lo que las pieles sensibles, con problemas dérmicos (psoriasis o neurodermatitis) o con problemas de varices o venas varicosas pueden utilizarla. El azúcar cuenta con una función antiséptica que la hace ideal para las pieles sensibles al reducir la irritación. Al arrancar de raíz el pelo, si se repite asiduamente este tratamiento depilatorio, el vello se irá debilitando, haciéndose más fino, y disminuyendo su aparición.

El otro sistema que ha llegado hasta nuestros días es la depilación al hilo, que procedente de la India y Oriente Medio, consigue arrancar el vello facial de forma indolora con solo un hilo de algodón. El rostro es una zona muy sensible, por lo que esta técnica es ideal al tratar la piel con sumo cuidado, ya que es un tratamiento natural que no elimina ninguna capa de la epidermis. Es un método respetuoso que consigue extraer de raíz el vello formando una equis con un hilo y mediante un movimiento controlado hacia delante y hacia atrás, como una pinza. Al no producirse ningún tirón, no se estira la piel y actúa como preventivo de arrugas, manchas y flacidez; además de evitar que la piel se irrite. También es capaz de erradicar hasta el vello más corto, algo imposible de conseguir con otras técnicas. La depilación con hilo se diferencia de la acción de unas pinzas en que consigue eliminar varios pelos de una pasada, los arranca de raíz y evita la aparición de poros enquistados. Asimismo, las pinzas pueden ocasionar la rotura de algún pelo. Eso sí, para poder asegurarnos todos estos beneficios es imprescindible que la profesional que lo realice disponga de formación específica y destreza.

Información:
Revista Vida Estética – Octubre 2017

POST PUPULARES